Corrosión de metales

corrosion around metal porcelain dental crown

Todos los metales sufren más o menos corrosión en la cavidad bucal. Dependiendo del grado de reactividad del metal este va a reaccionar más o menos con la saliva. La presencia de otros metales en la boca (coronas, puentes, empastes de mercurio, implantes de titanio…) provoca un efecto corrosivo aún mayor.

Esta imagen ilustra cómo en muchos casos los efectos de la corrosión pueden llegar hasta ser visibles, ya que se produce un efecto de tatuaje de la encía alrededor del metal que sufre corrosión. Los efectos de la corrosión de los metales no sólo son locales sino que también son sistémicos. La ingesta de los iones y partículas de corrosión entran en nuestro organismo a través de los sistemas linfático  y digestivo.  Estos metales se acumulan en diferentes órganos de nuestro cuerpo pudiendo provocar alguna alteración en su funcionamiento normal.

Por este motivo, es muy recomendable evitar la colocación de cualquier metal en la cavidad oral.  Hoy en día existen cerámicas que pueden sustituir a los metales y que no presentan corrosión.

Comments are closed.